Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
J. A. Moreno
Jueves, 30 de marzo de 2017
Ramón Morte Fernández, pregonero de la Semana Santa de Abarán 2017

«Nuestros mayores comenzaron a dar lustre a la Semana Santa de Abarán»

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18851]Desde su nacimiento lleva en la sangre y en elu corazón la Semana Santa, dada su condición de miembro de la Hermandad de la Samaritana donde desfila desde niño. Ramón Morte Fernández, economista, 50 años, casado y padre de dos hijos, trabajó en Grupo Hero durante dos décadas en diversos puestos de responsabilidad directiva en España, Portugal y Turquía. En la actualidad, es socio en Expense Reduction Analysts, una empresa multinacional de optimización de gastos. Es amante de la lectura, el cine y el senderismo. Y pregonó la Semana Santa de Abarán el pasado 2 de abril en la Ermita de los patronos de Abarán.

 

 

- Hace varios meses recibió el encargo de pronunciar el pregón, ¿cuál fue su primera reacción?

- Sorpresa, mucho orgullo y responsabilidad. Ya lo han hecho personas importantes y que han puesto el listón alto. Espero estar a la altura de la invitación de la Junta de Hermandades.

 

 

- Usted ya pronunció el pregón de Navidad, ¿qué diferencia existe con éste?

- Son dos momentos muy significativos en la vida de Jesucristo. Como indicaré en el Pregón, para mí la Semana Santa siempre ha sido el periodo más esperado del año. Para un cristiano son los tiempos más decisivos de la vida de Jesús y donde se concentran las celebraciones más importantes.

 

 

- ¿Cómo la vive?

- Es un periodo de reflexión, de revivir lo que pasó hace más de dos mil años y de reafirmarse en la fe. Es también momento de recapacitar sobre lo que se ha hecho y de intentar mejorar en lo humano con respecto a los demás. Participo de las tradiciones y procesiones de mi pueblo y, algún año, intento también ver cómo se vive cerca de nuestro entorno, visitando las procesiones de Cieza, Blanca, Murcia, Cartagena y Lorca.

 

 

- ¿Qué aspectos destacaría de la Semana Santa de su pueblo y cuál es su momento especial?

- La participación de todos, ya que hay tanto procesiones como actos litúrgicos donde niños, jóvenes, adultos y mayores se mezclan para vivir un periodo único. Momentos especiales para mí son Viernes Santo en la noche, por la belleza de imágenes que procesionan y el sentir de los cofrades, o la entrada de 'La cama'. San Juan y la Virgen en El Atrio es un instante muy emocionante y, por supuesto, Domingo de Resurrección, la procesión del Encuentro que todos los murcianos deberían de presenciar en la Plaza Vieja. Es la alegría y emoción de una procesión sencilla pero sublime en los sentimientos que se entremezclan. Hay que destacar que este año, Jueves Santo por la mañana, se producirá una pequeña procesión de tronos infantil en la Residencia de Ancianos. Nuestros mayores son los que dieron lustre a nuestra Semana Santa.

 

 

- ¿Qué defectos habrá que corregir?

- Siempre hay cosas que mejorar, aunque desde los últimos años se muestra menos participación, tanto en procesiones como en ceremonias religiosas, cosa a la que seguro que entre todos podemos ponerle remedio.

 

 

- ¿Qué recuerdos guarda de los desfiles procesionales?

- mágenes imborrables de gente que ya no está con nosotros, procesiones en blanco y negro, arreglos florales de plástico, mucha actividad para, con pocos medios, sacar adelante las procesiones. En fin: mucha emoción.

 

 

- Supongo que tendrá perfilado el pregón, ¿por dónde irán los tiros?

- Fervor popular y religioso. Animo a los abaraneros a venir a La Ermita a disfrutarlo.

 

 

- ¿Por dónde pasa el futuro de los desfiles procesionales de Abarán?

- La Junta de Hermandades está más que capacitada para, junto con el resto de integrantes de las hermandades, plantear el futuro de los desfiles procesionales. Cierto es que, desde mi punto de vista, hay que recortar la longitud de algunas procesiones y el número de cofradías integrantes. Eso podría hacer que hubiera más interés por las mismas.

 

 

- ¿Un deseo?

- Que haya una participación masiva en actos procesionales y religiosos.

Abaran dia a dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress