Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
J. A. Moreno
Lunes, 11 de septiembre de 2017
PRENSA

El extraño caso del crucifijo de Salzillo que fue robado dos veces

Guardar en Mis Noticias.

[Img #20724]El diario 'La Verdad' recogía en su edición de este domingo, 10 de septiembre, una información que, bajo el titular de 'El extraño caso del Salzillo dos veces robado', hacía referencia a la desaparición y 'misteriosa aparición' posterior de un crucifijo atribuido al prestigioso imaginero murciano que fue robado del Santuario de la Virgen del Oro en Abarán.

Se trata de un artículo, firmado por el periodista Antonio Botías y que relata cómo la Guardia Civil, a través de su página web, sigue la pista de esta obra de arte y, además, solicita la colaboración ciudadana para poder localizarlo. Por otra parte, al hilo de esta información, se pide 'un buen sistema de seguridad' para proteger el referido templo, situado en plena sierra, y todo cuando allí se guarda.

 

[Img #20720]El rector del santuario abaranero de la Virgen del Oro, personaje piadoso donde los hubiera, era antes hombre que sacerdote. Por eso aquella mañana del 26 de octubre de 2010, cuando conoció el robo de un crucifijo atribuido a Salzillo, alzó los ojos al cielo, olvidó cuanto del cielo había aprendido y exclamó: «¡Incivilizados, ojalá se hubieran quedado pegados!». Ni imaginaba Antonio Yelo que aquel robo, siete años más tarde, podría contribuir a desvelar el misterio del paradero de una pieza que, curiosamente, quizá haya sido robada en dos ocasiones.

 

El robo que endemonió al sacerdote se produjo en el santuario de la Patrona de Abarán. Allí permaneció la pieza expuesta al público unos diez años. Fue adquirida a un anticuario por el imaginero Sánchez Lozano, quien a su vez se la vendió al sacerdote Yelo. La obra de arte se encontraba custodiada en una urna de cristal cerrada con un candado y una cadena que, sin embargo, no fueron obstáculo para los cacos. Por aquella época, el santuario permanecía abierto todo el día para recibir constantes visitas de los fieles.

 

La prensa se hizo eco de la noticia y el rector aseguró que desconocía «el valor económico de la talla, pero la relevancia del imaginero murciano hace prever que alcanzará un gran valor si finalmente sale al mercado negro». La Guardia Civil inició entonces una investigación para determinar el paradero de la pieza y detener a los autores del asalto al santuario. Las pesquisas fueron en vano.

 

 

 

[Img #20721]

Y 'apareció' de repente

 

Pero si extraño resultó el robo, no menos lo fue la 'aparición' del crucifijo más de dos años y medio más tarde, en junio de 2013, cuando el encargado del santuario, Jesús Sánchez, la descubrió en el interior de una bolsa de basura que alguien había depositado junto a una pequeña ermita que está ubicada próxima al templo.

 

Fuentes de la investigación concluyeron entonces que quizá los ladrones se habían arrepentido del asalto y por ello habían devuelto la pieza. En este segundo episodio de la historia, el sacerdote Yelo demostró más memoria al asegurar que compró el crucifijo «por 8.000 pesetas hace más de cuarenta años». E incluso añadió el rector, ya retirado, que abonó el precio «en pagos mensuales de cien pesetas». Pero no desveló la identidad del anticuario. Y la noticia, como tantas, engrosó las hemerotecas.

 

El caso se dio por cerrado. Hasta hace un par de meses, cuando este diario comprobó que la Guardia Civil seguía la pista del crucifijo y, además, solicitaba la colaboración ciudadana para localizarlo. En la web que la Benemérita dedica a la protección del patrimonio se muestran fotografías de obras de arte sustraídas y se ofrece a los ciudadanos que posean información la oportunidad de comunicar cualquier información sobre las mismas.

 

[Img #20722]El crucifijo, según los datos que manejan los investigadores, es una pieza de Salzillo que fue robada en enero de 1970. Por aquellos años fue cuando, precisamente, la adquirió el rector. La descripción destaca que es una talla policromada, una «escultura de bulto redondo», cuyo estado de conservación es «regular, presenta rotura y desprendimiento de policromía».

 

La imagen que incorpora la Guardia Civil a su página, de acceso público, se corresponde con la del crucifijo cuyo robo denunciara en su día Yelo. E incluso con la antigua urna donde la escultura estaba expuesta al culto. Fuentes de la investigación destacan que existe un expediente sobre el robo de la pieza y que, en principio, no se trata de un error de actualización de la 'web'.

 

El sacerdote murió hace unos dos años. Desde entonces, el santuario permanece cerrado y solo en contadas ocasiones puede visitarse. Entretanto, también resulta indispensable aclarar si la obra supuestamente robada en dos ocasiones pertenecía en realidad al rector o fue donada al templo, como mantienen algunas fuentes. Y determinar dónde se encuentra en la actualidad.

 

 

 

 

Un templo apartado pero lleno de tesoros

 

[Img #20723]El santuario de la Patrona de Abarán es un auténtico museo que alberga obras de incalculable valor. Entre ellas se encuentran varias que proceden del taller de Francisco Salzillo, a las que se suman otras de autores tan relevantes como Baglietto, Sánchez Araciel o Dupart.

 

El templo atesora otras piezas como una imagen gótica datada en el siglo XIV o un sagrario de comienzos del siglo XV. El mismo lugar acoge los restos del beato Filemón, un cuadro de Senén Vila, pintor del siglo XVII, y un Calvario del siglo XVIII. La Virgen del Oro, entronizada en un rico retablo, es una imagen sedente con el Niño, realizada en madera policromada por el escultor de Moratalla Domingo Blázquez.

 

Esta colección, como advierten algunos abaraneros, obligaría al ayuntamiento y al Obispado de Cartagena a establecer un buen sistema de seguridad que permita proteger, más allá de las vitrinas donde se encuentran algunas de las piezas, de forma efectiva el entorno. Sobre todo, después de los robos que en los últimos tiempos se están produciendo en zonas apartadas y de campo.

Abaran dia a dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress