Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

José S. Carrasco Molina
Lunes, 30 de abril de 2018

La abaranología, en auge

Guardar en Mis Noticias.

Como estoy seguro de que este artículo no va a leerlo ningún académico de la Lengua, me permito titularlo con una palabra que no aparece en el Diccionario de la Real Academia, la palabra “abaranología”. Su significado sería «materia que trata sobre la historia, costumbres, personajes…de Abarán», y su historia se remonta al verano del 79 (año más o año menos), cuando, al emprender viaje al archivo de Simancas para consultar documentos y legajos relacionados con la historia de nuestro pueblo, al montarnos en el coche, mi colega cronista José David Molina Templado exclamó «¡La abaranología ha comenzado!».

 

En el desarrollo de esta disciplina abaranológica hay una fecha clave, 1983, año en el que celebramos el V Centenario del Fuero de Repoblación de este pueblo, documento clave para la historia de nuestra localidad y a través del cual ya podemos seguir un hilo continuado de la historia de Abarán hasta la actualidad. Esa conmemoración fue vivida con intensidad por todo el pueblo, en todos los barrios y, por primera vez, un pueblo hasta entonces poco preocupado por su pasado comenzó a interesarse por él y se sucedieron publicaciones, charlas y diversas actividades que el pueblo vivió con bastante intensidad.

 

Han pasado ya 35 años de esa efeméride y el balance de este tiempo es bastante positivo en cuanto al estudio y divulgación de nuestra historia se refiere, y hoy podemos afirmar que una gran parte de la población ha conocido los hitos fundamentales del desenvolvimiento de Abarán en el tiempo, que tiene idea de personajes abaraneros  notables antes casi desconocidos o sobre el origen de sus tradiciones más arraigadas y, sobre todo, que se ha concienciado sobre el valor de lo que esconden las cámaras últimas y ya se cuida más de conservar programas de festejos, prospectos, objetos curiosos…que en el pasado eran tirados a la basura del olvido.

 

Pues, tras el balance de estas décadas últimas, cabe destacar el auge de esta abaranología en las últimas semanas, pues han tenido lugar una gran cantidad de actividades en torno a la historia de nuestro pueblo y que han sido acogidas con gran interés.

 

El que suscribe ha participado en varias charlas que, con el título “¿Qué sé de mi pueblo?”, en un formato bastante motivador de un test de preguntas y respuestas, ha llegado a las amas de casa, a estudiantes de ESO en el instituto y alumnos de 5º y 6º de Primaria en el CEIP Juan XXIII, colegio en el que se montó una exposición etnográfica de gran interés y valor didáctico. Y a todo ello se sumó la presentación de un libro titulado “Abarán; un ayer para recordar” de Álvaro Carpena, una joven promesa en el campo de la abaranología. Todas estas actividades y algunas más han tenido una gran acogida y en ellas los niños y los no tan niños han tenido conocimiento de muchas cosas, rincones, costumbres o personajes que no conocían.

 

Esto es hacer pueblo, potenciar el conocimiento de lo que hemos sido para entender mejor lo que somos y preparar mejor lo que podemos ser. Ese conocimiento es el imprescindible paso previo para encariñarnos con el pueblo que nos vio nacer y estar orgullosos de él. Y es que Abarán no puede avanzar si los abaraneros no estamos orgullosos de ser de aquí. Y eso no quiere decir que pensemos que este es el mejor pueblo del mundo, que es el paraíso en la tierra, sino que, precisamente este amor a Abarán se demuestra en tener una visión equilibrada y realista de cómo está el presente  para intentar mejorarlo. El estar orgulloso del pueblo de uno no debe depender de si el pueblo está más o menos limpio o el tráfico es fluido o es desastroso o si el urbanismo está bien planificado o es un laberinto o si gobierna Pepito o Antoñito o el partido X o el partido Y. El orgullo y el amor por la tierra no debe estar mediatizado por estas circunstancias pasajeras, que no constituyen lo que es nuestra esencia e idiosincrasia, debe estar por encima de ellas, pero nos debe llevar, irremediablemente, a tener una actitud crítica pero  constructiva y a poner nuestro grano de arena para  que la vida cotidiana sea cada vez más confortable en todos los órdenes.

 

Hay que desear que este reciente “boom” de la abaranología que se ha vivido en diversos ámbitos en los últimos días no sea algo aislado y sin continuidad, sino que forme parte de las actividades que anualmente se programen por colegios, asociaciones u otras entidades, pues solo así conseguiremos conocer, divulgar y, sobre todo, amar este rincón en el que  disfrutamos de la luz embriagadora de este Valle por vez primera.

 

José S. Carrasco Molina (Cronista Oficial de Abarán)

 

[Img #23867]

Abaran dia a dia • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress